Estrés, pobreza y plasticidad cerebral

poverty

Image via Wikipedia

Uno de las formas de estudiar el estrés en el laboratorio consiste en separar a ratas recién nacidas de sus madres. La separación es un elevado factor de estrés para las madres, pero sobre todo para los recién nacidos, quienes probablemente se ven abandonados, vulnerables y carentes del calor materno y el alimento. Ante un factor estresante la respuesta natural del organismo es producir y liberar las denominadas hormonas del estrés (cortisol, adrenalina, noradrenalina), las cuales preparan al organismo para responder al factor estresante y garantizarle su supervivencia. Sin embargo se ha observado que aunque estas hormonas garantizan la supervivencia, la acción crónica de estas hormonas tiene un efecto negativo sobre el desarrollo cerebral, especialmente en estructuras con alta capacidad de plasticidad como el hipocampo, amigdala y el lóbulo frontal. Ver más…

Acerca de rv2010

Soy investigador en el área de neurociencias y estoy interesado en la función del cerebro y su relación con el quehacer humano.
Esta entrada fue publicada en Crisis actual, Desnutrición, Educación, Mente y cerebro, Neurociencias, Pobreza, Sociedad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s