El sistema judicial

La sociedad ha creado un sistema de justicia que está encargado de administrar e impartir la ley. Este sistema incluye el marco legal, los representantes de la justicia: jueces, fiscales, procuradores, abogados, de otro lado está el ciudadano sea este víctima o victimario.

En estos tres niveles es posible sospechar el relevante papel de la función cerebral. En el caso de los representantes de la justicia, las actividades fundamentales son el análisis, el pensamiento lógico, el raciocinio, los juicios de valor y la toma de decisiones. Estos procesos son realizados en la corteza cerebral principalmente en la corteza frontal y se requiere de una adecuada maduración cerebral para ejercer esta actividad. Difícil encomendar una tarea de este tipo a un niño, un adolescente en formación, un esquizofrénico o un paciente con enfermedad de Alzheimer.

En el otro lado está el ciudadano un individuo racional que puede actuar como víctima o victimario. En ambos casos el individuo es un individuo con derechos y deberes. Pero es un individuo con necesidades, esperanzas, sueños, deseos.

En un  caso el victimario puede romper el equilibrio entre deberes y derechos y atentar contra el individuo o la sociedad y sus instituciones para favorecer o satisfacer necesidades personales. Robo, atraco, violencia, asesinatos, adulterio, secuestro son manifestaciones de esto. En estos casos la parte instintiva del individuo, que normalmente está bajo control de centros corticales, se manifiesta. Esa parte instintiva se controla gracias a mecanismos de control que se aprenden en el seno familiar, con la educación y en la sociedad. Pero si esos sistemas de control no existen (falta de familia, falta de educación, débiles modelos sociales, relajamiento de conductas y valores) entonces la parte instintiva del individuo puede primar.

Del otro lado está la victima quien puede sufrir amenazas, atracos, agresiones e incluso la muerte. Este es un individuo en el que cualquier agresión de este tipo puede generar miedos, fobias o respuestas agresivas.

Finalmente el marco legal es el producto de conductas sociales en un momento histórico determinado. La conducta es producto de la función cerebral individual y los individuos al interactuar en sociedad generan acciones colectivas como altruismo, solidaridad, respeto, compasión, aspectos morales y éticos que finalmente son elementos que van a ser incorporados en un convenio de conducta colectiva que formaran parte del marco legal que orienta el papel del sistema judicial. En este marco legal se emplean instrumentos que permiten soportar decisiones, fallos, juicios. Estos instrumentos son recursos técnicos que pretenden demostrar la veracidad de un hecho,  la responsabilidad y la culpabilidad o incocencia. Se emplean recursos como los polígrafos (detector de mentiras) en donde se evalúan respuestas fisiológicas que permitan confirmar o descartar la veracidad de las declaraciones de un individuo: se evalúan la voz y sus características relacionadas con cambios en funciones vitales como frecuencia cardiaca, respiratoria, tono muscular. Todas estas respuestas reflejan la actividad del sistema nervioso. De igual forma se acuden a conceptos siquiátricos, neurotoxicologicos que emplean muchas técnicas empleadas en ciencias en general y en neurociencias en particular.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s