El lóbulo frontal en la sociedad actual

Hace unos días el Dr Rodolfo Llinás, reconocido neurofisiólogo a nivel mundial, afirmó que a su ciudad natal, Bogotá, le falta el lóbulo frontal. Esta metáfora la utilizó para explicar porque el desarrollo de la ciudad no ha sido tan acelerado como correspondería a una ciudad cosmopolita como Bogotá, ubicada en un sitio estratégico del continente americano.

Aunque no tengo el palmarés del Dr Llinás, personalmente estoy de acuerdo con este planteamiento;  pero además me atrevería a ampliarlo y a decir que es la sociedad actual en su conjunto la que tiene un déficit en la función del lóbulo frontal.

Porque involucrar al lóbulo frontal?. Por lo siguiente, los seres humanos nos autodenominamos como seres superiores racionales. Como seres “racionales” tenemos la capacidad de realizar procesos mentales complejos como juicios, raciocinios, abstracciones, aceptación y cumplimiento de normas y de reglas, autocritica e introspección. El lóbulo frontal es la parte del cerebro que regula este tipo de procesos mentales complejos. El lóbulo frontal es evolutivamente joven y esta presente en la mayoría de seres humanos en forma prominente. El lóbulo frontal controla al cerebro antiguo encargado de regular las funciones vitales básicas e instintivas del individuo. Probablemente el lóbulo frontal es la base de la cultura y el motor que ha hecho de la humanidad un conglomerado social que avanza hacia el desarrollo y el progreso.

File:Frontal lobe animation.gif

Lóbulo frontal área en rojo. (wikipedia)

En las últimas décadas una serie de acontecimientos han puesto en dificultad a la sociedad: crisis económica mundial, terrorismo, tráfico de drogas, tráfico de personas, violación de derechos humanos, corrupción en instituciones lideres de la sociedad como algunas instituciones del estado e instituciones religiosas; cambio de valores tradicionales, en cierta forma cambios manipulados o promovidos a través de medios de comunicación masiva como la televisión, los medios escritos, el internet, en muchos casos con fines netamente comerciales. En todos estos problemas el uso adecuado del cerebro y sus capacidades superiores o su manipulación son un punto extremadamente critico: queremos satisfacer instintos personales sobre el bienestar colectivo; se falla en la capacidad de planear, ejecutar y tomar decisiones de impacto social en altos niveles económicos, políticos o religiosos. Esto permite sospechar serias fallas en la función del lóbulo frontal y por lo tanto de la capacidad del individuo para pensar en forma crítica, establecer juicios apropiados y de su capacidad para controlar el lado instintivo del ser humano. El resultado de todo esto es que las características de la sociedad actual están marcadas por el egocentrismo, donde el individuo hedonista esta sobre los demás; el facilismo donde prima la ley del menor esfuerzo; y el inmediatismo, con la búsqueda de resultados en forma acelerada sin planeación, ni previsión de consecuencias y sobre todo aplicando la máxima de que el fin justifica los medios sean o no socialmente aceptados. Todo esto se refleja en el individuo y su entorno, entorno que puede ser su casa, su vecindario su país o el mundo. Existe evidencia solida histórica y científica para sustentar estas afirmaciones que explicaré en forma detallada posteriormente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s