De la oxitocina a la moralidad

Adam Smith

“No puede haber una sociedad floreciente y feliz cuando la mayor parte de sus miembros son pobres y desdichados.”

Adam Smith, Filosofo y economista Inglés (1723-1790).

En el día a día utilizamos el término moralidad  o su contraparte inmoralidad y actuamos de acuerdo a esto y estamos juzgados por la sociedad en estos términos. Pero que es moralidad?. Cuando algo es moral y cuando no lo es?. Como se originó el concepto de moralidad?. Porqué nuestros actos están controlados por la moralidad?. Esta y otras preguntas son las que trata de responder la doctora Patricia Churchland, neurofilosofa de reconocimiento mundial, en su libro Braintrust.

Para la Dra Churchland el origen de la moralidad tiene un fundamento biológico que reside en el cerebro. En el cerebro existirían una serie de circuitos que determinan la creación de lazos afectivos y el desarrollo de los sentimientos de confianza entre individuos. Para esto, desarrollo de afecto y confianza, es fundamental la interacción con los otros, es decir el comportamiento social. Por lo tanto, un primer momento  clave en el desarrollo de la moralidad fue la capacidad de cuidar de otros. En los mamíferos ya no fue suficiente tener los mecanismos instintivos que garantizaronn la autoconservación, también se desarrollaron mecanismos que garantizaron la supervivencia de los descendientes jóvenes o de los adultos incapacitados. Para garantizar esto, especialmente para proteger las crías, se desarrollaron cambios biológicos que garantizaron la formación inicial (embriogénesis) del individuo dentro de la madre; esto se realiza en el útero para el caso de los mamíferos. El tiempo de desarrollo intrauterino varía dependiendo de la especie. Luego del periodo de formación y maduración intrauterino viene el parto y el encuentro de la cría con un medio ambiente hostil. Durante los primeros días, meses o años postparto se tiene la protección y la alimentación materna. Durante este periodo de lactancia se van desarrollando algunas habilidades. Se genera la capacidad de reconocimiento de los otros (rostros, voces, olores) y de su estado psicológico sea de bienestar o malestar (alegría, tranquilidad, enojo, tristeza). El niño, en el caso de los humanos, identifica a los padres y familiares y su estado de ánimo através de gestos o tono de voz y responde de acuerdo a esto, generando sentimientos de empatía. La empatía es un sentimiento que garantiza la creación de confianza y lazos familiares y sociales.

Oxitocina-confianzaCon la formación del grupo  familiar se garantizó protección, alimento y cuidado constantes entre los individuos. La unión de grupos familares fortaleció aún más estos beneficios pero también se generaron choques entre individuos. De la interacción social surgió entonces la necesidad de regular las interacciones individuales. Por ejemplo solucionar problemas que garantizarán el bienestar de los individuos y la estabilidad de la comunidad; garantizar la distribución equitativa de alimentos; solucionar disputas de territorios; se generó también el concepto de propiedad, de delito y de castigo. Uno de estos castigos fue el aislamiento social (ostracismo). El individuo aislado de la comunidad se ve privado de los beneficios que la comunidad brinda y estaría indefenso frente a las amenazas del ambiente, lo cual genera estrés extremo en el individuo castigado. Separación y exclusión causan dolor.

Las conductas tendientes a reforzar las actividades de convivencia sociales (conductas morales) son reforzadas através del aprendizaje de prácticas sociales que se realiza en forma permanente: empleando reforzamientos positivos o negativos, por imitación, por ensayo y error, por analogía.

Grupos

Que elementos del sistema nervioso participan en estas conductas individuales que se extienden al grupo?. En todo este desarrollo es fundamental el papel del sistema nervioso central y en particular es clave el papel de un neurotransmisor: la oxitocina. La oxitocina es un péptido cerebral, antiguo en la cadena evolutiva, se libera del hipotálamo hacia la neurohipófisis y de allí circula en todo el organismo. La oxitocina tiene múltiples funciones: promueve crecimiento y reparación de tejidos, participa en el parto al estimular contracciones uterinas, disminuye umbral del dolor, reduce niveles de cortisol, reduce presión arterial, tiene efectos ansiolíticos, favorece la interacción social, participa en el enamoramiento y en general reduce la respuesta al estrés. Su liberación y acción permite reducir actitudes agresivas y desarrollar conductas como la confianza entre unos y otros, lo cual es necesario para desarrollar lazos afectivos, inicialmente entre padres e hijos, luego entre familias, grupos y sociedad. A partir de esto aparecen instituciones sociales y en últimas la moralidad.

Los valores morales, argumenta la Dra Churchland, tienen su origen en el cuidado de las crías, un comportamiento común a todos los mamíferos. A partir de aquí circuitos y la química cerebrales se consolidan, lo que inducen a los mamíferos a luchar no solo por su autoconservación (supervivencia), también por el de sus allegados: crías inicialmente, pareja, parientes y así sucesivamente en círculos de cuidado cada vez más amplios. Compañía y protección generan bienestar y placer. Entonces la moralidad se fundamenta en procesos relacionados con:

1. Cuidado. Relacionado con lazos familiares y cuidar por su bienestar.

2. Reconocimiento de los otros y de su estado psicológico. Esto ligado a la capacidad de evaluar y predecir su comportamiento.

3. Aprendizaje de prácticas sociales. En la familia y en el seno social por reforzamiento, por imitación, por ensayo y error, por analogía.

4Solución de problemas en un contexto social. Distribución de alimentos escasos, disputas de tierras colonizadas, penas y castigos a delitos entre otros.

Respondiendo a sentimientos de placer (inclusión y protección social) y dolor (exclusión social) el cerebro ajusta sus circuitos de acuerdo a costumbres locales. Un grupo social puede tener conductas morales distintas a otro grupo social desarrollado en un ambiente geográfico diferente. Con esto se puede afirmar que cuidado, conciencia e institución moral y moralidad están asociados y reflejan niveles progresivos de complejidad que tendrían una base biológica. En la medida que los grupos sociales evolucionan la interacción social y sus diferentes aspectos pueden modificarse, esto se refleja en mucho de los temas de actualidad mundial relacionados con resolución de conflictos, conservación de la paz, desarrollo de programas de defensa, desarrollo de programas y políticas de distribución de riquezas, discusiones alrededor del concepto de justicia social entre otras.

Uno de los neurocientíficos que ha investigado estos aspectos es el Dr Paul Zach, quien denomina a la oxitocina la molécula moral. El plantea que países prósperos y desarrollados tienen individuos con mayor grado de confianza que los que no son desarrollados. En tales países hay más transacciones económicas, debido probablemente a mayores niveles de confianza entre la población, lo que explicaría el nivel de desarrollo. Propone que el uso de oxitocina podría favorecer el desarrollo de naciones pobres. Estas ideas están enmarcadas dentro de una nueva área que es la neuroeconomía.

Pero extendiendo esta propuesta a otros campos, podríamos pensar que agresividad y violencia también podría tener relación con la oxitocina en la medida en que violencia social es más frecuente en países no desarrollados en donde problemas sociales como embarazos no deseados, embarazos adolescentes, abandono infantil son comunes y desnutrición, estrés social son más frecuentes. Y se ha demostrado que estrés, desnutrición y testosterona son factores que inhiben la producción de oxitocina. Esto generaría un círculo vicioso continuo. Esto impediría la generación de confianza y lazos familiares bases de la moralidad. Reducir factores que inhiben producción de oxitocina (estrés, desnutrición) podría favorecer estados de bienestar, tranquilidad y confianza entre los individuos. Romper este círculo vicioso puede requerir la participación de muchas áreas ciencia, economía, política. Desde luego todos los participantes que lideren estas áreas deben producir bastante oxitocina para poder generar ideas que garanticen un cambio social global y no parcial.

3 respuestas a De la oxitocina a la moralidad

  1. Pingback: De la oxitocina a la moralidad | Cerebros modificados

  2. germán velasquez dijo:

    Interesante tema,me sorprende porque vivo en Honduras un país abatido por el engaño de los delincuentes de traje y corbata,tengo un buen nivel de vida a pulso de trabajo,en la medida que he ido creciendo en edad percibo como la gente se vuelve mas desconfiada,mas tirante,esto asumo por lo visto en el tema se debe al crecimiento de la pobreza por ende de la desnutrición y pare de contar todos los males que causan los políticos…. y otros oportunistas vendedores de ilusiones.

  3. Doroteo Pascual Tzul dijo:

    Si la oxitocina es sinónimo de moralidad estamos perdidos ya que en nuestra supuesta epoca moderna
    este termino es muy escaso ya que tanto politicos, religiosos, banqueros, empresarios, hombres y mugeres se han olvidado de este termino y he alli el resultado de muchos males sociales, y que sencillo es vivir con un poco de moral, para vivir menos estresado, menos desconfiado generando asi una sociedad mas equitativa,menos violenta de manera que todos estamos obligados a revivir la moralidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s