Aprender un idioma

 

En un mundo globalizado el dominar, además de la lengua materna, varias idiomas ya no es un pasatiempo sino una necesidad. Debido a esta necesidad cada vez más imperiosa, pululan escuelas de idiomas, maestros reales y virtuales y métodos que ofrecen y prometen maravillas: desde aprender idiomas en 3 días, 3 libros o 10 CD, hasta aprenderlo dormido. Que tan cierto es esto? Que tan fácil es?. A la luz de las neurociencias el aprendizaje del lenguaje es un proceso complejo, dinámico y no entendido completamente. A través del lenguaje transmitimos ideas, juicios, emociones, através del lenguaje preguntamos y respondemos. Y esa dinámica nos permite en cierta forma conocernos, conocer el mundo y a los otros y transformarnos a nosotros, a nuestro cerebro  y al mundo. Sin embargo aprender un lenguaje no es un proceso sencillo, empieza en etapas muy tempranas del desarrollo e implica la presencia de ciertos circuitos que permiten la producción del lenguaje. Lo primero es que se requieren de dos procesos claramente definidos, uno saber que se dice, es decir pensar que decir y ser consciente de ello; y dos decir lo que se piensa. Sin la integración de estos dos procesos el lenguaje no se presenta o, si se presenta, no cumple su función. Y quien realiza esos procesos?. Pues existen  dos áreas o estructuras cerebrales ubicadas en las zonas anteriores y laterales del cerebro encargadas de esta tarea: estas zonas se denominan el área de Broca y el área de Wernicke.

Area de Broca y Wernicke

 

La primera zona debe su nombre al Dr Paul Broca quien en el siglo XIX describió y estudio a pacientes que tenían dificultad para hablar. En las autopsias se descubrió que estos pacientes tenían una lesión en el lóbulo izquierdo área prefrontal anterior. Al cuadro clínico en el que el paciente no habla o tiene dificultades por daño cerebral se le denomina afasia motora o de expresión, o afasia de Broca. Esta afasia motora o de expresión es diferente de la afasia de comprensión o sensorial descrita por el Dr Carl Wernicke. El daño en este caso está en el lóbulo temporal y el paciente puede hablar pero el contenido del discurso no es comprensible. A esta afasia también se le denomina afasia de Wernicke.

Area de Broca

Tanto el área de Broca como el área de Wernicke son estructuras cerebrales que requieren estímulos adecuados para desarrollar su potencial y esto se logra con la práctica, la experiencia, el aprendizaje. Aprendemos nuestras primeras palabras por imitación (neuronas espejo?) y lo hacemos en los primeros años de vida. Quiere esto decir que solo podemos aprender idiomas en los primeros años de nuestra vida?. Respuesta: no y si. Siendo pesimistas y de acuerdo con los trabajos de la Dra Patricia Kuhl (Institute for Learning and Brain Sciences, Universidad de Washington) hay un periodo de la vida en el que nuestro cerebro es particularmente sensible para incorporar el lenguaje y definir nuestra lengua materna e incluso otros idiomas. Después de este periodo de máxima sensibilidad nuestra capacidad declina y se hace más difícil (aunque no imposible) aprender un idioma. Niños que son aislados o que por alguna razón no tienen el estimulo adecuado de su familia (padres, hermanos) tienen dificultad para desarrollar un lenguaje normal. Por otro lado otros investigadores plantean que exponer a niños a más de un idioma puede dificultar la comunicación y la fluidez . Sobre esto no se ha dicho todavía la última palabra. Recientemente se ha demostrado que bilingües tempranos (personas que aprendieron más de un idioma de niños) activan una sola zona cerebral, mientras que bilingües tardíos (personas que aprendieron un segundo idioma en edad adulta) activan mas de una región: una región que controla la lengua materna y otra región que se activa con la lengua aprendida tardíamente. Esto implica que en los niños una sola zona pueden incorporar los dos idiomas, pero en el adulto esto no sucede y el cerebro adapta otras zonas para esta tarea gracias a su plasticidad. Pero esto tal vez implica un mayor esfuerzo para el cerebro, al tener que rediseñar nuevos circuitos cerebrales. Sin embargo, existen muchos puntos por aclarar y la investigación en este campo continúa.

 La mirada positiva es que nuestro cerebro es tremendamente plástico y con una capacidad de aprender muy grande, así que probablemente no solo es necesario el ambiente (clave en los niños), lo es también la motivación del individuo (clave en los adultos). Exigir al cerebro através de retos como aprender un idioma, puede influir positivamente en su desarrollo y en retardar los procesos neurodegenerativos.

 

4 respuestas a Aprender un idioma

  1. Selene dijo:

    Interesante

  2. Ivan dijo:

    BUENO. Voy a aprender ingles, y conocerme un poco mas aportara mucho en mi aprendizaje. Muchas gracias.

  3. miki dijo:

    Hola muy buena la informacion. Quiero saber si hay una parte eel cerebro para estimular mediante alimentos o cualquiera cosa para aprender cualquier idioma. Gracias

  4. angel hernandez dijo:

    Hay alguna forma de estimular el cerebro para aprender un idioma ?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s