El arte de pintar y el cerebro

Retrato de una joven. Modigliani

Al igual que en la práctica musical, en el arte de pintar se requiere de la integridad del sistema nervioso: una vía aferente, un área de integración y una vía eferente. La expresión artística puede eventualmente reflejar déficits en su función, que lejos de restarle valor pueden incrementar la belleza y autenticidad de la obra final. Así por ejemplo una alteración de la vía visual, clave en la percepción del color, la forma, la profundidad lo que, según algunos autores, explicaría las distorsiones presentes en obras de artistas clásicos como El Greco, Tiziano,  Cezanne, Matisse, Renoir o Amadeo Modigliani. Edgar Degas y Claude Monet tuvieron dificultad para concluir sus obras por pérdida progresiva de la visión.  En muchos de estos artistas fueron comunes defectos de refracción como la miopía o el astigmatismo. Las áreas de asociación se encargan de interpretar la información que recibimos del medio y representa el mundo en nuestro interior, de acuerdo a esa información. Si la información es deficiente la representación será diferente a la de un individuo que recibe la información en forma normal. En algunos casos la percepción (olor, color, sonido) através de los sentidos es correcta, pero el área de decodificación es incorrecta con lo cual la interpretación de la información es inadecuada. Esto se refleja en un cuadro clínico denominado sinestesia, (del griego syn:juntos y aesthesis: percepción) en el que el individuo puede evocar colores al ver una letra, o ver colores al escuchar un sonido, o pueden saborear la música (El artista Ruso Kandinski padeció esta alteración).

Negro y violeta. Kandinski

Ahora el procesamiento de la información puede estar alterado y con ello la representación del mundo interior (esquizofrenia, depresión). Artistas con alteraciones mentales podrían reflejar en sus obras el mundo interior que sus áreas de asociación construyen.  La alteración en áreas de integración o asociación explicaría el comportamiento de Van Gogh y los colores y figuras característicos de su obra, esta alteración pudo deberse a intoxicación o efectos secundarios de medicamentos en áreas cerebrales específicas. También Eduard Much refleja en su vida y obra trastornos depresivos que por lo general se asocian a alteración en la estructura y función de áreas de asociación. Algunos autores plantean que existe una relación entre enfermedad mental y creatividad.

Aunque la destreza manual, y su control por parte de la corteza motora, son necesarios en el pintor, no siempre la mano es el instrumento principal. Muchos artistas discapacitados han llegado a reemplazar la mano por la boca o los pies como instrumento de arte. En estos casos la ausencia de la mano y su representación cortical, induce una total reorganización de las áreas sensoriales y motoras de representación cortical. En estos casos se dará una mayor representación a los nuevos instrumentos motores: pies, codos o boca. Todo esto es posible gracias a la capacidad plástica y de reorganización de la corteza cerebral.

Representación corporal en corteza cerebral

Dada esta posibilidad se ha utilizado el arte en general como un elemento en los protocolos de neurorehabilitación de pacientes con lesiones cerebrales y en niños en condición de abandono, pues el pintar mejora en estos niños sus capacidades motoras, cognitivas y afectivo-sociales.

 

Una respuesta a El arte de pintar y el cerebro

  1. Pingback: Beneficios del arte | Lupita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s