La apreciación artística y el placer del arte.

Pintura precolombina

Una cosa es el acto de pintar y otra es el apreciar la pintura. No todos podemos pintar, pero todos en mayor o menor medida disfrutamos del arte. Tal vez el placer que generan ciertos sonidos, ciertos colores, ciertas formas es lo que indujo a los primeros humanos a plasmar imágenes en cuevas y cavernas y crear instrumentos sonoros. Existen teorías que tratan de explicar la conexión entre arte y supervivencia. Se plantea que el arte y juego exponen al individuo a situaciones hipotéticas y lo prepara para la supervivencia (lucha, huida, reproducción). Existen hipótesis que relacionan por ejemplo estímulos visuales y auditivos, emociones, reproducción  y conservación de la especie.  En estas teorías se plantea que la reproducción como medio para conservar la especie fue el factor detonante para que se llevara a cabo una interacción entre sentidos, circuitos de placer y centros de control vegetativo y de reproducción. El individuo solo se reproduce si el proceso implica una recompensa (placer). Pero esa reproducción debe realizarse con individuos sanos y con una adecuada carga genética que garantize la supervivencia de la especie. La elección de pareja entonces se realiza buscando atributos que indiquen salud, fortaleza y una adecuada carga genética. Esos rasgos de salud y fertilidad pueden  reflejarse en las formas anatómicas, el color, el olor, el despliegue de fuerza física y la producción de ciertos sonidos, entre otros. Las formas anatómicas son claves en ritos de cortejo y apareamiento en muchas especies animales: colas, crestas, diámetro torácico, abdominal, pélvico. De igual forma el color es clave en aves, peces, mamíferos. Por supuesto el despliegue de fuerza física en muchas especies garantiza reproducción, obtención de alimento y liderazgo. La producción de sonidos es clave para garantizar la supervivencia, aquí no solo los cantos indican periodo de fertilidad, también lo usan las crías para llamar atención de sus padres ante un peligro. Todo esto, aunque evolucionado, sigue evidente en la especie humana donde se busca la perfección anatómica bien sea en forma natural o artificial, lo cual genera atracción. Se acentúan los colores, através del maquillaje, y los olores, através de los perfumes y colonias, para incrementar la atracción. Esto ha generado una industria de cosmetología pujante. La fuerza física se expresa a diario en riñas, conflictos o en los deportes por ejemplo. Los sonidos que estimulan y despiertan emociones se recrean en la música. Esto también ha generado una industria musical multimillonaria.

Cuando se está frente a uno de estos atributos (que reflejan salud y fertilidad) se activan diferentes áreas: visual, olfatoria, auditiva, pero además se activa el sistema límbico el cual genera sensación de placer en el individuo, liberación de neurotransmisores y hormonas (dopamina, norepinefrina, oxitocina), lo cual induciría a acercarse y realizar contacto con la pareja.

Madonna Terranuova. Rafael

Con el arte rupestre, la música, probablemente los seres humanos primitivos buscaron reproducir aquellos atributos que garantizaban supervivencia (alimento, animales); que representaban fertilidad, pero que además producían placer. Con esto surgen conceptos abstractos como el concepto de belleza. Pero este concepto de belleza no es estático y ha variado a lo largo de la historia. En el caso de la belleza femenina por ejemplo, el ideal de belleza femenina durante el renacimiento fue distinto al del ideal de belleza durante la ilustración o el romanticismo o en la época actual. En cada época han predominado biotipos que algunos autores asocian a patologías comunes en cada periodo: hipotiroidismo durante renacimiento, tuberculosis durante el romanticismo, bulimia y anorexia en la época actual.

Todas estas teorías que plantean conexiones entre areas de procesamiento sensorial (visión, tacto, oido, olfato) y areas de recompenza (sistema limbico, corteza del cingulo, corteza prefrontal) han sido poco a poco confirmadas por algunos neurocientíficos quienes empleando neuroimagenes estudian la respuesta cerebral de un individuo cuando observa un cuadro. Al mostrar imágenes figurativas por ejemplo se observa activación de la corteza del cíngulo, la corteza orbito-frontal y la corteza parietal izquierda. Cuando se presentan pinturas abstractas se activan las mismas estructuras pero además y en forma acentuada la corteza prefrontal dorsolateral, donde probablemente se realiza actividades relacionadas con interpretación y juicio estético. Zonas antiguas relacionadas con visión, olor y placer se han conectado con áreas de asociación más compleja ubicadas en corteza frontal. Esto último implicaría que el cerebro ha creado nuevos circuitos e incorporado nuevas estructuras en la tarea de la apreciación artísticas, lo cual refleja la inmensa posibilidad de plasticidad del cerebro frente a los cambiantes estímulos externos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s